miércoles, 30 de marzo de 2011

Worry, worry, worry (Por las tiendas part II)

Yo soy de esas que siempre tienen algo que las preocupa. No puedo hacer nada al respecto. Soy así. Es mi naturaleza.
Ahora que paso lo de Sofi tengo que encontrar algo nuevo. No voy a tardar mucho. No se preocupen…
Quiero convencerme que la preocupación me encuentra a mí, pero ya sé que no es así. Solita me las arreglo para preocuparme (esta por parecer un trabalenguas). A veces es inseguridad pura, otras veces es simple y llana preocupación. De todos modos si la dejo entrar me come el cerebro.
A otro tema. Tengo más fotos de los locales visitados la semana pasada. Dude si publicarlas o no. Me preocupe un ratito, cortito, pero ya que las tengo no las voy a dejar ahí, archivadas. Además ya llame Part I (again) a la entrada anterior… Les prometo que son las últimas.






(para las que les gusta Jamie Oliver esta es su linea de dulces J me)
Reactions:

lunes, 28 de marzo de 2011

Por las tiendas (Part 1)

Amichi del Alma vino y se fue. Se quedo cuatro días y se volvió a Buenos Aires. Hicimos todo lo de costumbre y más. Le toco en suerte aguantarme con los nervios de punta mientras esperaba ‘las cartas’ de los colegios de Sofi (quien merece entrada aparte porque entro a todos, pero no va a ser hoy ni mañana porque voy a llorar. Lloro y lloro y lloro con esa chiquita que crece mas rapido de lo que la puedo alcanzar) y compartir nuestra emoción mientras abríamos los benditos sobres. A mi me vino bárbaro para distraerme porque anduvimos paseando por ahí, charlando, riéndonos, cocinando, riéndonos, charlando otra vez y a veces se nos cayó un lagrimón.
Hoy ya estoy relajada, tanto que no puedo concentrarme para escribir. Yo soy así, del tipo débil. De las que queda temblando aun después de la tormenta. En realidad no sé si soy débil o simplemente sensible a este tipo de situación. Creo que invierto demasiada emoción y eso me drena de toda energía.
Ya me voy encarrilando en mis tareas cotidianas. No puedo darme el lujo de dejarlas desatendidas por largos periodos de tiempo si no moriría atrapada por la ropa sucia. Mientras escribo esto escucho el lavarropas centrifugando....
Ahora un paso por algunas tiendas. Va a tener que ser en dosis porque son muchas fotos. Sepan disculpar.








Reactions:

miércoles, 23 de marzo de 2011

Casi casi

Martes 4.00pm ‘ring ring’ “Te viene bien que te vaya a visitar el jueves que viene?” (Ruido, chicos que llegan del colegio, perra que quiere salir a hacer pis, típico caos de la hora del te) “Hooolaaaa, si vení” “OK dejame chequear si hay pasaje y te mando un mail, beso” “Ok. Beso. chau”.
Miércoles 9.00 am ‘pluc’ (ruido que hace mi teléfono cuando entra un mail). Sender: Amichi del Alma, subject: Tkets Itinerario. Qué buena onda llega el jueves. Qué bien me viene. Que ganas de verla. Me hace bien. Me alegra el alma. Somos amigas desde el jardín de infantes. Que se yo, así, muy amigas. Es la amiga que me chanta verdades o me avisa cuando tengo el culo enorme. También es la que me festeja los hijos como si fueran suyos o me agarra la mano cuando estoy triste. Una amiga con la que hablo hasta quedarme afónica y me rio hasta las lagrimas.
Miércoles 1.30 pm de visita en lo de mi mamá, releo el email. Salida aeropuerto Ezeiza 23/03/2011 – Llegada aeropuerto Houston 03/24/2011! Ups! Mañana! Llega mañana! Salí como tejo, dejando a mi mamá hablando sola, a limpiar la casa. Esas limpiezas que sólo hago cuando alguien viene de Argentina. Quedé ‘hechura barrilete’ como diría mi abuela.  Ahora no quiero que caminen por la casa con los zapatos sucios y los sigo con la escoba barriéndoles los pies. No. Hoy no. Mañana ya voy a estar más relajada.
Casi casi la dejo ahí, en el aeropuerto, paradita, esperándome. Casi casi, pero no.

1985. Por favor tomar nota de mi pelo y bronceado ochentoso...

Reactions:

domingo, 20 de marzo de 2011

Waiting for Superman

En los últimos días nos estuvimos planteando seriamente mudarnos a los ‘suburbios’. No por una razón de metros cuadrados. Por una razón de colegios. Acá en la ciudad, los colegios son muy buenos o muuuuy malos. Tenés que aplicar (a varios a la vez) y en algunos casos dar examen, en otros pasar por una lotería o simplemente promedian notas, exámenes, conducta, etc. Si tenés suerte tus hijos terminan en los colegios que elegís, si no, no hay muchas opciones. Probablemente termines pagando un colegio privado. En los suburbios los colegios son más parejos, más iguales, más vainilla. Me siguen? Nosotros elegimos la educación pública por un tema económico, pero además, porque creemos en ella. En la integración social, y en todos los beneficios que esta trae. Hasta ahora tuvimos suerte y nos tocaron los colegios que elegimos.
En noviembre Sofía aplico a cinco High Schools. De esos cinco hay dos que nos gustan mucho y otros dos que están (como diría ella) OK. Sofía es un poco como jugar al truco con el as de espadas. El único problema es que en una ciudad tan grande con tan pocos colegios secundarios buenos, no sabes cuantos mazos hay en el juego. Puede haber muchos y solo hay cierta cantidad de vacantes…
Este sábado llegan las tan ansiadas y no menos temidas epístolas. Vienen en un sobre que dice: “To the parents or guardians of Sofia C”. Hay tres tipos de cartas que podes recibir: A) la de aceptación, B) la que te avisan amablemente que tu hija/o quedo en lista de espera, tipo numero 235  y C) la de rechazo donde te dicen “Muchas gracias por aplicar a nuestra institución, lamentablemente su hijo/a no llega a cumplir con los requisitos de nuestro colegio y laputamadrequetepario”.
Todos estos meses hice un buen trabajo guardando este pensamiento en un compartimiento en el fondo de mi cerebro, trayéndolo solo a la superficie si alguien (alguien como en alguna otra madre preocupada) sacaba el tema. Hoy amanecí con un cosquilleo en el pecho, una de esas que si hiciese un ruido seria un chiflido bajito, pero constante. Se lo atribuí a la ansiedad que me produce este tema. Una vez que ese pensamiento salió de ese compartimiento, no hubo manera de volver aguardarlo. "Cucha cucha!", nada... sigue ahí. Por suerte faltan sólo seis días.
Hoy, varias veces, tuve que reprimir las ganas de abrir una caja de cereales y embuchármelos hasta atragantarme.
En fin, será lo que deba ser. Por suerte ella no está nerviosa.

Un buen documental para entender el estado de los colegios gringos:



Por suerte llovio...

y la lluvia se llevo el polen que habia por todas partes y que te causa esa alergia que no sabes que tenes hasta que vivis aca!

y me compre este por $5

para aca, que tenia un espacio 'muerto'

y quedo asi .

Finalmente... aca esta la que, desde sus catorce años, no se preocupa...

hoy la veia asi, cocinar, desde la compu, y le sauqe una foto a escondidas... sin poder creer lo grande que esta!

Reactions: